Fundamentos de la fotografía de moda

23 May

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Algunas de las características fundamentales que toda imagen de moda tiene es el estilo -un lenguaje distintivo-: en él, señala Jacques Aumont, “la expresión no es absoluta, sino que se refiere a un conjunto de convenciones, a un sentido común de lo que es admisible o normal”. El mismo afecta a la materia, la forma y a los elementos de figuración, de la escenificación. En sí, el estilo afecta a toda la obra. Por otra parte, remarca Aumont, un estilo es más expresivo cuanto más nuevo es; la obra expresiva atrae porque no se parece a nada: innova.

Por su parte, la estética, también estudiada por este autor, es otra de las cualidades que afectan tanto a la moda como a la imagen fotográfica. Esta palabra, nacida a mediados del siglo XVIII, hizo referencia “al estudio de las sensaciones y los sentimientos producidos por la obra de arte”. Pero pronto, el término cobró otro sentido y comenzó a designar lo bello, considerado la fuente de las sensaciones agradables que produce la obra de arte. Es así que moda y fotografía persiguen siempre reproducir la belleza del mundo; claro que a través de la estética predominante del momento. Por ende, la imagen de moda es un discurso visual cargado de expresiones de la cultura, del contexto histórico, de la cotidianeidad social.

Sin la fotografía, la moda no tendría tanta relevancia; sin ella, el universo fashion no podría explicarse, y viceversa. La moda se nutrió de la fotografía, desde los comienzos de esta, para dar vida al vestido y representarlo en su medio natural: vistiendo un ser humano. Es así que el objeto de este subgénero es el ser humano, pero en tanto se presenta a los demás. El semiólogo Roland Barthes, en su Sistema de la moda, se pregunta por qué se necesita explicar la vestimenta, a lo cual le encuentra un motivo netamente económico: la sociedad industrial forma consumidores que no precisan de las prendas por su valor de uso, sino por su valor simbólico. Además, una buena imagen fashion es una suma de elementos que deben conformar un conjunto armónico: objetos preciados -vestidos, zapatos, bolsos, joyas-, la figura que los porta (esbelta-bella-perfecta), la escenificación (localización adecuada, aire libre o estudio) más la luz apropiada –artificial o natural-. Y debe estar en primer plano la indumentaria: la protagonista absoluta. Aunque, vale aclarar, esta premisa ha ido cambiando; sobre todo en los años noventa, cuando las supermodelos irrumpieron en todas las tapas de revistas y publicidades de las firmas de moda, conformando una nueva estética, por lo que sus figuras pasaron a ser los principales objetivos de los fotógrafos. Sus rostros se convirtieron en la clave comercial de tal o cual producto: la vestimenta quedó, un instante, detrás.

Más allá de esto, la fotografía de moda pone al objeto en primer plano con la idea de que sus cualidades y detalles se perciban: textura de los materiales, forma, color, corte, etc. Este tipo de imagen constituye la formación de juicios estéticos, favorece a una mirada crítica por parte de la sociedad; la cual linda entre la íntima relación con el placer de observar una prenda y su adquisición. La moda contribuye a un culto de objetos, propiciado por la fotografía y lo que Barthes llamó la literatura de moda. Esto es la moda explicada, que ayuda a comprar el vestido, no solo en lo referido al dinero, sino a entender de qué material está realizado, cuál es su estilo, su inspiración, todo lo que lo rodea. En sí, la fotografía de moda es una puesta en escena cargada de narración, teatralidad y polisemia; es una caracterización, un reflejo de las sociedades modernas. Por esto, hay que verla en su contexto histórico.

1. Jacques Aumont, La imagen. Barcelona, Paidós Ibérica, 1992.

2. Para esa explicación, Barthes habla de tres estructuras para un mismo objeto: una tecnológica (una construcción que parte de moldes, corte y confección), icónica (se desprende del vestido-imagen, fotografía del vestido) y verbal (vestido-escrito), en la cual se describe verbalmente el vestido, el sentido del color, la forma, el estilo.

3. Barthes define la fotografía de moda como la fotografía de la vestimenta. Aplicó al sistema del vestido, los conceptos de lengua y habla –según la propuesta de Seassure: tomar como modelo a la lingüística para el estudio de cualquier sistema de signos-. En el vestido fotografiado (que no tenga una descripción verbal) la lengua proviene del fashion-group; no se nos da en su abstracción, debido a que el vestido fotografiado aparece siempre sobre una mujer individual. Se halla en la fotografía de moda un estado semi-sistemático del vestido: esto es, que el vestido aparece ajustado a un sistema, no se explica por sí solo.

Anuncios

Una respuesta to “Fundamentos de la fotografía de moda”

Trackbacks/Pingbacks

  1. Día del libro, dos indispensables lecturas de moda | Crítica arte y moda - 23 de abril de 2015

    […] esto le suma que “el lenguaje permite transmitir informaciones que la fotografía diluye o elimina (…) el lenguaje añade a la imagen un saber”. Por lo tanto, lenguaje y […]

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: