La moda y el arte para mí…

8 Sep

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

 

 

Puedo asegurar que la moda me gusta, me atrae, desde mucho antes que el arte (me refiero a las artes visuales; la música, el cine y la literatura están desde siempre en mi vida). Desde hará, más o menos, diez años, los primeros días de cada mes, voy al quiosco de revista y me vengo con algún número que, al llegar a casa, abro con sumo placer. Es inexplicable lo que me produce abrir, por primera vez, una revista. Ver las campañas de alguna marca, así como las editoriales, me hacen soñar con los ojos abiertos. Es sentir que, sin importar lo que pase en la vida real (mientras no sea muy grave, claro), hay un mundo perfecto en el aire, donde todo es belleza. Y todo lo que implica la belleza de la vida, la cual roza una felicidad incorpórea.  A las revistas, sumé, desde hace un par de años, la visita diaria a los blogs de moda. Además, me gusta ver los programas referidos a esta disciplina: desde aquellos que muestran los desfiles, las campañas de publicidad de alguna marca –el backstage-, como los reality shows (los que elijen al mejor diseñador, a la mejor modelo, entre otros). También esos programas que resultan una ayuda para la mujer común, que aconsejan cómo mejorar el look de cada día, sin gastar mucho dinero y eligiendo aquello que mejor le queda a cada una, más allá de su cuerpo, su edad, su profesión. Estos últimos, apelan a la psicología de la moda: cuando le cambian el estilo a una mujer que había dejado de cuidar su femineidad hace tiempo, algunas se emocionan y no pueden creer lo bien que se ven cuando se enfrentan al espejo; es como si vieran a otra mujer. Es que la moda, usada a favor, hace maravillas. Me atrapa sobremanera la opinión de los especialistas respecto de la colección de los diseñadores. Editores, periodistas, estilistas, etc., a la salida de un desfile, establecen una crítica espléndida o despiadada; pero, con eximios argumentos. Puedo resumir que ese no qué que me atrae del mundo de la moda, una disciplina vapuleada por el discurso social, es la importancia invisible que tiene en la vida de las personas (ya que tiene que ver con su identidad, su personalidad, con su estilo de vida, etc.). En definitiva, la mirada intelectual de la moda me parece tan fascinante como la que se hace del arte.

En cuanto al arte en mi vida, este empezó a interesarme no hace mucho; más precisamente en 2011. Quizá, había algo latente internamente (mis viejos me han contado que, estando mi mamá embarazada de mí y en mis primeros años de vida, iban con mi papá de paseo por los museos; de hecho, mi viejo se ganó un premio por una obra suya: una escultura de madera. Actividad artística que abandonó por completo y hace muchos años). En el verano de 2011, por casualidad, me enganché con el reality show británico School of  Saatchi. En él, un grupo de jóvenes (la mayoría menores de 30 años), debían llevar a cabo varios tipos de obras (desde pintura, escultura hasta instalaciones) en cada uno de los episodios. El ganador lograba exponer su obra en un importante museo y tener su propio estudio por tres años. ¿Qué llamó mi atención del programa? Las devoluciones del jurado, conformado por críticos y una artista, Tracy Emin. Sin saber nada, nada de arte, menos aún de arte contemporáneo, contemplaba las producciones de los artistas jóvenes con una mirada inexperta que no entendía lo que debía apreciar; por ello, escuchaba las críticas con asombro. Fascinación. Eso fue lo que me produjo. Al poco tiempo, fui a ver la muestra de Marta Minujin en el MALBA, porque quería saber por qué una artista tan criticada de forma negativa desde la opinión pública, es de las personalidades más populares y mediáticas del arte nacional. Como una nena, me encantó su “casita” de colchones. Salté como hacía tiempo no hacía. Salí conmocionada. No sé si por su obra o por lo que provocó en mí esa visita. Por esos días, aún con una emoción positiva latente (que apenas se manifestaba con alegría ante la palabra “arte”), vi un pequeño aviso -en un diario del domingo- de la Licenciatura en Crítica de Artes. Desconocía esta carrera. Hacía rato que, como periodista, quería estudiar algo más, especializarme en algo que logre sacarme de cierto estancamiento que no me dejaba crecer. Empecé la maestría con un miedo que casi me paraliza y me deja en casa. Pero de a poco fui ganando confianza, sintiéndome cómoda y en el lugar correcto. Es un nuevo lugar para mí el académico y, aunque por momentos me da pavor, hay algo desde mi interior que me dice que siga, que es lo mío. Es que buscar el objeto de estudio y circunscribirlo me hizo clarificar cosas, que tenía dando vueltas en la cabeza, de forma rápida. Esa especialización que buscaba hace tiempo, la estoy encontrando acá y tiene que ver con la moda y el arte. Puedo ver en ambas disciplinas cuestiones similares; la más llamativa, plasmar lo más bello del existir. Aunque también se expone lo feo, pero con una estética que me asombra. Por lo menos, me atraen esas obras en las que hay un juego estético predominante. Ambas disciplinas ponen en juego al alma del creador, pero también a la del espectador. ¡Nada más inquietante que llegar al alma! Y eso me lo genera desde una fotografía de moda, un desfile, como una canción, una película, una pintura o una instalación. Y esta carrera te brinda un importante bagaje para poder describir lo contemplado. Escribir, la tarea que más gusta, textos prodigiosos, es el gran reto. En sí, esto es lo más tentador: exponer los propios sentimientos provocados por las producciones observadas en la hoja en blanco y crear. La tarea del crítico es, ante todo, creativa; también vibrante, emotiva, movilizadora. Hace aflorar un conocimiento, para ponerlo al alcance de otros. Pero, asimismo, es exponerse -un poquito- en carne viva.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: