¿Semanas de la moda o performances artísticas?

19 Sep

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

La semana pasada (del 4 al 11 de septiembre), Nueva York fue la capital protagonista del mundo de la moda. Se trata de la que inaugura las fashion week más importantes, a la cual le siguen las de Londres, Milán y París. La New York Fashion Week, que mostró las tendencias de la temporada primavera-verano 2015, tuvo una gran afluencia de público y también una enorme repercusión en los medios especializados (blogs de moda, suplementos de diarios, revistas, etc.). De la enorme difusión, me llamó la atención un artículo publicado en el suplemento Moda de La Nación. La nota periodística afirma que la novedad de esta semana de la moda tenía que ver, no con las colecciones en sí, sino con quienes la cubren a diario. Más precisamente, habla de la nueva editora de moda de The New York Times, Vanessa Friedman (quien estuvo diez años en el Financial Times); y remarca que para esta editora lo más excitante de esta semana de la moda es que ahora importa más el concepto que la ropa. Para ello, esta crítica usó un término: transmorgificación (“transformación a una forma extraña”; así lo traduce la nota) de la Fashion Week en performance artística.

Me llamó la atención la afirmación de que ahora la colección por sí misma no interesa, pero sí la forma de presentarla. Acaso ¿los desfiles no se han convertido en un espectáculo hace un tiempo ya? Y por espectáculo se entiende una presentación teatral (como las realizadas por John Galliano, entre otros) o bien una performance, a pesar de aquellos que consideran que el arte está por fuera del circuito comercial.

El ensayo de Lars Svendsen, “Arte a la moda” (en Los cuerpos dóciles. Hacia un tratado sobre la moda), señala en su comienzo:

El aspecto más “artístico” de la moda está normalmente ligado a su puesta en escena. Paul Poiret fue el primer diseñado en transformar el desfile de moda en un acontecimiento social admirable, y Jean Patou lo llevó aún más lejos; pero ellos no alcanzaron a imaginar cómo se desarrollarían los desfiles de moda hacia finales del siglo XX. Durante los años ochenta y noventa, los desfiles de moda llegaron a ser más espectaculares y tuvieron lugar en arenas aún más iamginativas, como cuando John Galliano tomó un estadio de fútbol y lo transformó en un bosque de cuento de hadas…”.

Y más adelante afirma: “Los desfiles eran grandes y extravagantes con el fin de crear la máxima publicidad, con lo que quedó claro que la haute couture se había convertido en parte de la industria del entretenimiento”.

 

Ahora, ¿se puede encontrar alguna diferencia entre los desfiles de fines de los noventa con estos de la segunda década del siglo XXI? Quizá se pueda decir que de la espectacularidad (aunque continúa, sino ver –por ejemplo- el desfile de Chanel en el que la pasarela se convirtió en un supermercado) se pasó a la sobriedad de una performance artística. Pero ya otros diseñadores se han abocado a los desfiles conceptuales, como la firma Comme des Garcon de la japonesa Rai Kawakubo: en su primer desfile en París (1982), las modelos desfilaron si maquillaje y “sin hacer ningún tipo de monerías al son de música cacofónica” por lo que “consigue romper convencionalidades y enrabietar a la prensa”, se cuenta en Desfiles de moda: diseño, organización y desarrollo (de Estel Vilaseca). Y cómo no mencionar a Hussein Chalayan –uno de los diseñadores más conceptuales de la moda- quien, narra este libro, “en 1999 presentó Echoform, un desfile con alto contenido político y conceptual durante la semana de la moda de Londres. El burka como elemento de vestuario se va fragmentando para mostrar a la última de las modelos completamente desnuda y vistiendo únicamente una máscara”.

Por último, creo necesario mencionar el final del ensayo de Svendsen:

Una razón importante para que el arte haya estado a la moda es que se las ingenia para decir algo importante de vez en cuando, mientras que la moda está atrapada en un círculo cerrado donde principalmente se repite a ella misma y cada vez va significando menos. No sería una exageración decir que la moda de hoy se encuentra en un bache creativo y es dudoso que vuelva a emerger.

Dudo que cada vez más vaya significando menos, la repercusión que hoy tiene la moda en los medios masivos de comunicación y en la sociedad no se compara con años atrás y eso quiere decir que “algo significa” y no me refiero a lo económico. La moda se ha convertido en una de las discursividades más ricas para estudiar desde la ciencia (y bien lo han hecho, y hacen entre otros, Roland Barthes, Gilles Lipovetsky, Susana Saulquin). Eso sí, que está sufriendo una transformación a una forma extraña -aunque no sé si la palabra es extraña, sino diferente-  seguro. Y el fenómeno está en pleno proceso, veremos en qué deriva.

Anuncios

3 comentarios to “¿Semanas de la moda o performances artísticas?”

Trackbacks/Pingbacks

  1. Desfile de Valentino y Zoolander | Crítica arte y moda - 11 de marzo de 2015

    […] un año antes! Esta es la crónica de lo que sucedió en el desfile más comentado, por lejos, de la semana de la moda de […]

  2. Desfile de Valentino y Zoolander | fashion mid - 18 de marzo de 2015

    […] un año antes! Esta es la crónica de lo que sucedió en el desfile más comentado, por lejos, de lasemana de la moda de […]

  3. La moda y sus variantes ¿varían? | Crítica arte y moda - 23 de septiembre de 2015

    […] En todo este tiempo que vengo siguiendo, a través de las web dedicadas a la industria fashion, las pasarelas del mundo (de New York a Londres, de ahí a Milán hasta terminar en París; más las pasarelas de México, […]

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: