Archivo | noviembre, 2014

Entre el césped y las nubes

24 Nov

El arte y la moda, una vez más, confluyen en la creación de atmósferas únicas e intransferibles. Desde pastizales artificiales, pero tan acogedores como los reales, hasta nubes en medio de una habitación que transportan al mejor de los cielos. Dos artistas protagonizan con sus creaciones dos manifestaciones de moda: una, un desfile; otro, un artículo especial en una revista de moda.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

 

Una larga pasarela con luz central que ilumina un camino verde, esplendoroso, esponjoso: un pastizal con distintas tonalidades de este color. El alrededor, por completo oscuro. Silencio en el desfile, una modelo rubia entra caminando, con bolso en mano; después de unos segundos de caminata solo se escucha el canto sutil de unos pájaros, seguido por una suave música que, de a poco, va sumando ritmo. El desfile simula un amanecer. Cuando el cielo, en penumbras, apenas  abre el día. Lo sobresaliente, además de una colección colorida y espléndida, es el césped por donde caminan las jóvenes.

Se trata de una creación de la artista argentina Alexandra Kehayoglou, quien se dedica a tejer  alfombras. Con una máquina, similar a una de agujerear, teje alfombras que luego, a mano, les da los detalles finales, como cortarles con tijera los hilos sobrantes. Con lana, en distintas tonalidades de verde, ha creado su serie de obras llamada Pastizales, la cual ha cobrado notoriedad al ser parte del desfile -de la temporada primavera/verano 2015- de Dries Van Noten en la semana de la moda de París.

Aunque también tiene las series llamadas Refugios y Tapices, más otras obras realizadas en distintos soportes, como bancos, sillas y un sillón. Todas creaciones con alfombras que ella misma hace. Según cuenta la propia artista, en su sitio web: “Tejer alfombras es un saber innato. Me hace sentir conectada con otro tiempo. Es un modo de construcción que parte de la implementación de sentidos adquiridos a lo largo de mi vida y la de mis antepasados”. Sigue leyendo

Describir (escribir) tu estilo

19 Nov

En la moda, la descripción es sumamente importante. No solo la fotografía  sirve para mostrar determinado estilo o tendencia,  o simplemente la ropa, etc., sino que el lenguaje es vital para poder entender eso que se está mostrando. Algunos bloggers de moda se encargan de subir a diario su forma de vestir y de describir aquello que tienen puesto. Ellos le dan sentido al porqué llevan puesto, por ejemplo, una remera blanca con jean y zapatillas; y así, de repente, la foto cobra otra significación.

Además, desde hace un tiempo, la revista Vogue de España tiene una sección que se llama “Los 7 días/7 looks de…” (puede ser de una actriz, una it girl, una modelo, etc.) a través de la cual se publica un look -de cada día de la semana- y se describe esa manera peculiar de vestir.

Roland Barthes, en El sistema de la moda, se encargó de estudiar el “vestido descrito” (se trata de la palabra dada por la revista de moda) y para ello se hizo unas preguntas: “… ¿acaso la literatura no es, precisamente, esa institución que parece convertir lo real en lenguaje e implica todo su ser en dicha conversión, al igual que nuestro vestido escrito? Además, ¿acaso no es la Moda escrita una literatura?”. Prosigue su explicación diciendo que moda y literatura cuentan con una técnica común: la descripción. Sigue leyendo

Un mundo de imágenes, las mismas imágenes

3 Nov

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Es verdad, y no hay novedad en esto, estamos en la era de la imagen. No de cualquier imagen, sino de la imagen fotográfica como protagonista, y no solo de los medios masivos de comunicación, sino también de las redes sociales comandadas por personas, comunes-corrientes, que se convirtieron en propagadores de imágenes de su vida. Resulta apabullante la cantidad infinita de información fotográfica que ronda en la web.

En el tema que me ocupa, la moda, es también innumerable la cantidad de imágenes que se publican a diario en los blogs de moda –tanto personales, también conocidos como egoblogs, como impersonales, tales como The Sartorialist-. Obviamente, también están las revistas especializadas que tienen su sitio web (más la publicación en papel mensual o quincenal) en donde cada día publican más imágenes, a lo que suman la fotografía de moda; un lenguaje aparte en el mundo de la fotografía.

Sigue leyendo