Desfile de Valentino y Zoolander

11 Mar

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

La magia, a veces, sucede. Generar impacto y sorprender, hoy es un artilugio difícil de manejar. Y los desfiles de moda no están exentos. Se sabe, forman parte del mundo del espectáculo e, incluso para algunos, del mundo de las artes visuales. La manera de presentar las colecciones, además de la maravilla de los diseños creados (verdaderas ¿esculturas?), es lo que los convirtió, desde los setenta hasta hoy, en sinónimo de show. Y, como todo show, el objetivo es que las miradas no se pierdan, sino que queden hipnóticas ante lo que se está mostrando. Bueno, esto y más fue lo que generó el cierre del genial desfile de Valentino. Nada se supo, hasta que irrumpieron en la pasarela los personajes de la comedia Zoolander. Ben Stiller y Owen Wilson consiguieron un largo “oooh” del público presente, más los aplausos combinados con gritos de sorpresa que dejaron en evidencia que el impacto fue preciso.

 

De hecho, esa fue la noticia. Los medios, al instante, se hicieron eco de esta presentación que, vale decirlo, superó a la colección otoño-invierno 2015/2016 de Valentino (a cargo de los diseñadores Maria Grazia Chiuri y Pier Paolo Piccioli). Para febrero de 2016 se espera el estreno de la segunda parte de esta película. Y ya se empezó a promocionar, ¡casi un año antes! Esta es la crónica de lo que sucedió en el desfile más comentado, por lejos, de la semana de la moda de París.

Escenario magnánimo. El público, impaciente, a la espera del desfile. Se apagan las luces, silencio total. Unas pocas luces, que forman un óvalo en el techo, comienzan a iluminar la pasarela (también ovalada). La música clásica, soberbia. Los diseños que empiezan a aparecer en modelos impolutas, son eximios. La sofisticación gobierna el desfile. Primero, largos vestidos a rayas –en blanco y negro-, otros con formas geométricas, también en estos colores opuestos. Piezas conformadas por polleras midi y largos pulóveres de punto. Se pasa a conjuntos de pantalón y blusa. Todo, hasta el momento, en blanco y negro; en diferentes combinaciones. Un largo tapado de piel (no parece ecológica), con un brillo especial, impacta. Después de esto, todos vestidos  en un impecable negro y un juego de géneros magnífico (por ejemplo, algunos llevan recortes de un cuero brillante, otros son de encaje).

 

Otro tapado de piel, con recortes en distintos tipos de piel y colores y brillos, marca el quiebre de lo que se venía mostrando. Aparecen vestidos de encaje (largos y cortos), en distintos colores (bordó, rosa, blanco, verde, beige, celeste, gris), son la muestra de un diseño novedoso, elegante, que encanta. Parece otra colección. Luego, se pasa a otras tonalidades, que llegan hasta el nude. Otra vez aparecen piezas en blanco y negro. Destaca un vestido blanco de seda, largo hasta los tobillos y con un nudo en el cuello, que tiene una caída liviana y sutil. Un tapado negro de cuero hasta los tobillos corta con tanta femineidad y  representa a una mujer más fuerte, contemporánea.

 

Sobresalen los bordados (un enorme dragón aparece en un pulóver y en un vestido), los encajes, las flores sesentosas, los sutiles brillos en vestidos translúcidos y conjuntos de polleras midi y pulóveres largos superpuestos. Se lleva todas las miradas un vestido, larguísimo, en color rojo y transparente en el torso, con escote en V profundo. Los últimos vestidos que aparecen, avasallantes en la pasarela, son entre elegantes y aristocráticos. Una belleza, en los que los  detalles lo son todo. Durante todo el desfile hubo en los pies botas de charol en negro, bordó y nude; también unas sandalias de cuero finitas y de taco. En las manos sobres y carteras de cuero (sobrias, clásicas) que iban combinando en sus colores con las piezas que llevaban las modelos.

 

Mientras se despide el último vestido, el cambio de música promete algo nuevo. De lo clásico, se pasó a un tema ochentoso, y en la pasarela aparecen Ben Stiller y Owen Wilson, bah los personajes de Zoolander. Aún para quienes no vimos la primera parte de esta película, reconocemos enseguida a sus personajes. El público, sorprendido, empieza a aplaudir y festejar la novedad. El punto de inflexión que supuso esta aparición, puso en primer plano a este desfile, sobre todo la foto de ellos dos, en todos los medios y redes sociales. Un aplauso fuerte desde acá.

Anuncios

Una respuesta to “Desfile de Valentino y Zoolander”

  1. milly 21 de noviembre de 2015 a 13:57 #

    hay por favor hay que dar mas q consejos bueno productores de modas aprendan okay

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: