Tag Archives: moda

Tendencias pasajeras, tendencias perennes

20 Mar

¿Cuánto dura una tendencia? Esta nota explica un poco qué sucede con esos ítem que se ponen de moda, ya sea para perdurar en el tiempo o bien para vivir apenas un verano. Interesante resulta esta reflexión de Ana Locking: “Creo que esas tendencias ya se han ganado el mérito de ser ‘estilos de vida’. Están ligadas a una sensación, a un recuerdo, y son nostálgicas”.

¿Cuánto tarda una tendencia en pasar de moda?

Anuncios

Saber de moda

7 Nov

Interesante nota, publicada en Trendencias, que habla acerca de lo que debe conocer quien desee saber de moda. Saber de moda es saber de historia del arte e historia de la moda, así como estar con los ojos bien abiertos en cuanto a consumos culturales -cine, literatura, fotografía, TV, etc.-. Aprender a ver y a transcribir, para saber contar.

https://www.trendencias.com/noticias-de-la-industria/lo-que-hay-que-saber-para-saber-de-moda-de-verdad

 

Un nuevo año, nuevos bríos

2 Ene

2016-año-nuevo

Nuevos aires, nuevas esperanzas. Cada año que comienza es un sinfín de sueños que revolotean nuestros pensamientos. Es soñar, creer, crear, desear, anhelar… Es sentir que todo va a ser diferente –para bien-, que una va a ser otra persona (mucho mejor). Claro, ya uno adulto se da cuenta de que en realidad las más de las veces pasa lo que tiene que pasar, más allá de los sueños embellecidos que marcaron el comienzo de las primeras horas. Está bien poner la mejor actitud, porque ella nos va a ayudar a afrontar lo que tenga que venir. Y dentro de la actitud ante la vida, qué mejor que vestir aquellos conjuntos que representen –lo más fielmente posible- nuestro ser más profundo. Caminar con los zapatos que amortigüen de la mejor manera las caídas inevitables y llevar en nuestras carteras y bolsos preciosos los sueños más poderosos.

Sigue leyendo

La moda y sus variantes ¿varían?

23 Sep

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Desde hace diez años, consumo revistas femeninas todos los meses; y lo que más gusta de ellas, en un primer hojeo, son las editoriales de moda y las secciones en las que la vestimenta es protagonista. Desde hace un lustro, más o menos, miro fashion blogs a diario (incluso, me armé de un lista de favoritos). Y, desde entonces, la moda –como fenómeno, en principio- me sigue sorprendiendo. Desde la proliferación de los blogs dedicados a la manera de vestir del propio creador o de los que pasean por las calles más cosmopolitas, más la adaptación digital de los medios especializados que salen desde hace añares en papel y, por supuesto, la enorme cantidad de marcas y diseñadores que hacen funcionar una industria para todos los gustos, presupuestos e infinitas maneras de ver y sentir la vida. No obstante, lo que me resulta más fascinante son las colecciones que, cada temporada, crean los diseñadores y firmas. Una prenda, un color, un conjunto y las eternas combinaciones de piezas, tonos, géneros o estampados hacen que la belleza de la vida se simplifique en la belleza que se palpa.

Algunos críticos dirán que la muerte de la moda está a la vuelta de la esquina. Que ya no se destacan los diseñadores que crean, etc., etc., etc. Y algo de eso puede haber, pero… En todo este tiempo que vengo siguiendo, a través de las web dedicadas a la industria fashion, las pasarelas del mundo (de New York a Londres, de ahí a Milán hasta terminar en París; más las pasarelas de México, Colombia, Brasil, España y Argentina, entre otras menos habituales en los medios) no dejo de maravillarme. Es verdad que existen diseñadores-marcas que solo hacen ropa, pero otros (con los que vasta) que logran innovar, proponer siempre algo novedoso –una vuelta de tuerca, a veces, alcanza para conmover- y así seguir haciendo funcionar una maquinaria infernal que en los últimos años ha tomado un interés en la sociedad al nivel de la industria del espectáculo o bien como una actividad artística en constante generación de nuevas significaciones.

Sigue leyendo

Chanel ¿se inspiró en Marta Minujín?

7 May

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Arte y moda, moda y arte o arte-moda, moda-arte. El orden de los factores no altera el producto; pero sí, su significación. No es lo mismo hablar desde el mundo de la moda, que hacerlo desde el del arte. El primero es considerado un discurso superfluo, makertinero, efímero, entre otras calificaciones por el estilo; el segundo, uno más firme, valedero, atemporal, etc. Eso sí, ambos ejercen una fuerte influencia en la sociedad. Más allá de estas distinciones, desde hace unos años, esta pregunta -con infinitas respuestas- de si la moda es arte, ha puesto en discusión la relación entre estos dos fenómenos -por momentos opuestos, por otros, casi hermanados- que hace invisible esa línea que separa a uno del otro.

En una era atomizada por las imágenes, no resulta raro ver ideas parecidas por todos lados. Artistas que se inspiran en el fashion, diseñadores que hacen alusión al arte. Por lo general, las propuestas son claras y se menciona el punto de partida. Otras, no se dice nada. Pero hay algo que recuerda a otra cosa. Les pasó seguro, y más de una vez. Es que las imágenes nos avasallan. Sí, nos pasan por arriba y casi no tenemos de tiempo de asimilarlas. Unas se parecen a otras ¿o se trata de un dejavú?

Sigue leyendo

Qué es la crítica de moda

21 Abr

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

La crítica de moda es, ante todo, una crítica. Se trata, en definitiva, de un género periodístico; incluido dentro del periodismo de opinión. Una de sus principales características es juzgar, por lo que la valoración personal de quien escribe es protagonista. Pero no se trata de una valoración según el gusto personal, sino adecuada a argumentos que den cuenta de por qué se dice lo que se dice. El periodismo de opinión expone, argumenta. Por un lado, da información (como en todo género periodístico); por el otro, opina. La información es, según la RAE: “Comunicación o adquisición de conocimientos que permiten ampliar o precisar los que se poseen sobre una materia determinada”. La información aumenta el conocimiento, comunica novedades; la información no necesita feedback, la opinión sí; además, la opinión busca modificar, ya sea una forma de ver, de pensar, de comportarse.

 

La crítica es, en definitiva, una forma de ponerle el color de tus ojos al escrito. Un poquito de tu alma, un poquito de tu ser. Es, con valor y compromiso, brindar un aporte de aquello que se está viendo. Es intentar explicar por qué, en este caso una colección de moda, se convirtió en lo que es. Para ello, el conocimiento previo es importantísimo.

Sigue leyendo

Los blogs de moda como creadores de modelos estéticos (Parte II)

22 Ago

La experiencia estética construida por los blogs

Visitar The Sartorialist, es como levitar por las calles del mundo, con la posibilidad de ver –sin ser vistos- todas las tendencias preponderantes; incluso, con la opción de hacer hincapié en aquellas personas que más nos agradan, ya sea por su belleza peculiar como por su forma de vestir. Este blog es realmente una infinita ventana al mundo. Hombres y mujeres, de todas las edades y distintas procedencias, son retratados con la primordial idea de captar su estilo personal. Como el propio Schuman lo explica: “Yo no salgo a la calle para cazar moda, marcas o creadores de zapatos. No me interesan los detalles, tan sólo intento hacer buenas fotografías de personas que, de alguna manera, me parecen interesantes. Lo que visten no es el asunto principal, y al final lo que veo en mi blog son imágenes de personas”. Ámsterdam, Milán, Florencia, New York, Los Ángeles, Londres, París, Madrid, Barcelona, entre otras ciudades, son los escenarios donde Scott busca esas personas interesantes. Es que, como dice en su propio blog, comenzó con este sitio con “la  idea de crear un diálogo de dos vías sobre el mundo de la moda y su relación con la vida diaria”. Y aquí reside su principal éxito: haber acercado los hábitos de la gente al vestir y, de esta manera, haber propuesto una estética diferente. A diferencia de las revistas de moda, que solo muestran las últimas tendencias de las pasarelas más importantes (New York, Londres, Milán, París, San Pablo, etc.), las campañas de las firmas más influyentes y las editoriales propias, en donde las protagonistas son las modelos, actrices, it girls y estrellas del espectáculo, este blog sube a diario los estilos más diversos, en los que prevalece el gusto personal de los sujetos más diversos. Se ven primeros planos de canas, arrugas –además de la siempre protagonista lozanía-, barbas eternas; asimismo, más allá de las poses frente a cámara, se ven tomas naturales, ya sea de espalda, saltando un charco de agua o una acera, caminando o sentado leyendo, etc. En The Sartorialist, además, se pueden contemplar imágenes en primer plano de las pasarelas de moda masculina y femenina, fotos vintage e, incluso, algún video. En el margen derecho, aparece un link que dice “Instagram” (nombre de una aplicación gratuita para compartir fotos –en las distintas redes sociales y teléfonos inteligentes-, las cuales pueden ser retocadas con distintos filtros, marcos y colores retro y vintage), donde sube instantáneas en las que, a veces, aparece él, su mujer (Garancé Doré), paisajes y otras fotos de su cotidianeidad. Schuman ha explicado que la mayoría de la gente que él retrata no la conoce y, sabe, no volverá a ver. Entonces, es en el instante en que la ve cuando pacta hacer “unas tomas”. Y todos, pareciera, caen rendidos ante su cámara. ¿Quién no quiere ser protagonista, aunque sea, por un momento? Ya lo explicó Susan Sontag: fotografiar es otorgar importancia. “En los palacios de la cultura predemocrática, quien se fotografía es una celebridad. En los campos abiertos de la experiencia estadounidense (…) cada cual es una celebridad. No hay momento más importante que cualquier otro; no hay persona más interesante que otras” (Sontag, 1975, p. 49). Esto se refleja de forma tácita en este blog: cada día es publicada una, o más, fotografía de algún sujeto; y la que ayer aparecía en primer lugar, ahora queda debajo. De esta manera, una identidad suplanta a la otra. Este blog, a su vez, es un fiel reflejo de lo que sucede a nivel mundial con el sujeto de la contemporaneidad; o, como lo llama Nicolas Bourriaud, con el ser radicante. Este concepto significa, “poner en escena, poner en marcha las propias raíces en contextos y formatos heterogéneos, negarles la virtud de definir completamente nuestra identidad, traducir las ideas, transcodificar las imágenes, trasplantar los comportamientos, intercambiar en vez de imponer” (Bourriaud, 2009, p. 22). Esta última línea define lo que sucede con este espacio web: los estilos se intercambian, no se impone uno por sobre otro.

Sigue leyendo