Tag Archives: moda y arte

Saber de moda

7 Nov

Interesante nota, publicada en Trendencias, que habla acerca de lo que debe conocer quien desee saber de moda. Saber de moda es saber de historia del arte e historia de la moda, así como estar con los ojos bien abiertos en cuanto a consumos culturales -cine, literatura, fotografía, TV, etc.-. Aprender a ver y a transcribir, para saber contar.

https://www.trendencias.com/noticias-de-la-industria/lo-que-hay-que-saber-para-saber-de-moda-de-verdad

 

Anuncios

Dos ensayos de moda y arte

11 Sep

Ambos trabajos, uno de ellos también publicado en este blog –aquíaquí y aquí-, formaron parte de Cuadernos del Centro de Estudios de Diseño y Comunicación Nº 58 que se llamó: Cine y Moda. Cuerpo, Arte y Diseño.

Cuaderno 58

 

Les dejo los links a cada uno de los ensayos:

Cortos de moda, un género en auge y Cuerpos encriptados: entre el ser real e irreal

La cartera Birkin: de Hermés a Nicola Costantino

2 Dic

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Se trata de uno de los modelos de carteras más célebres y ansiados de poseer del mundo. La cartera Birkin fue creada en 1984 en honor a la actriz y cantante británica Jane Birkin; y, desde entonces, ha ganado fama mundial. Según cuenta la prensa especializada, la joven coincidió en un viaje de avión de París a Londres con el dueño de Hermés de entonces, Jean-Louis Dumas, a quien le dijo que no había encontrado aún el bolso ideal para ella. Fue así como tres años después del encuentro, la casa francesa de lujo creó la cartera Birkin para consentirla.

Ya pasaron treinta años y la popularidad de esta cartera se ha ido acrecentando. De hecho, existe un mito de que hay una espera de cinco años para adquirir este lujoso bolso, el cual puede valer hasta 50.000 euros. En referencia a esto, hay un capítulo de Sex and the city en el que el personaje Samantha quiere comprar esta cartera, pero en la tienda le dicen que debe alistarse para poder adquirirla… ¡dentro de tres años! Ella, ansiosa, no quiere esperar ese tiempo y le comenta –miente- al vendedor que, en realidad, la cartera es para la actriz Lucy Lu, de quien se ha convertido en su asistente. Después de algunas situaciones en las que el personaje quiere hacerse del bolso sí o sí, el capítulo termina con este en manos de la estrella del cine en vez de en las de Samantha.

Más allá de este divertido capítulo de la serie estadounidense, en 2009, Michael Tonello escribió un libro –Bringing home the Birkin– en el que desmitificó este mito de la eterna espera por una Birkin; narró que en apenas tres meses pudo comprar más de cien de estas carteras sin problemas de espera. Más allá de esto, este modelo de Hermés sigue liderando la lista de las carteras más requeridas. Estrellas del espectáculo son sus principales portadoras: desde Victoria Beckham, Julia Roberts, Kate Moss, Kelly Osbourne, hasta Olivia Palermo, Nicole Richie o Kim Kardashian. Sigue leyendo

Entre el césped y las nubes

24 Nov

El arte y la moda, una vez más, confluyen en la creación de atmósferas únicas e intransferibles. Desde pastizales artificiales, pero tan acogedores como los reales, hasta nubes en medio de una habitación que transportan al mejor de los cielos. Dos artistas protagonizan con sus creaciones dos manifestaciones de moda: una, un desfile; otro, un artículo especial en una revista de moda.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

 

Una larga pasarela con luz central que ilumina un camino verde, esplendoroso, esponjoso: un pastizal con distintas tonalidades de este color. El alrededor, por completo oscuro. Silencio en el desfile, una modelo rubia entra caminando, con bolso en mano; después de unos segundos de caminata solo se escucha el canto sutil de unos pájaros, seguido por una suave música que, de a poco, va sumando ritmo. El desfile simula un amanecer. Cuando el cielo, en penumbras, apenas  abre el día. Lo sobresaliente, además de una colección colorida y espléndida, es el césped por donde caminan las jóvenes.

Se trata de una creación de la artista argentina Alexandra Kehayoglou, quien se dedica a tejer  alfombras. Con una máquina, similar a una de agujerear, teje alfombras que luego, a mano, les da los detalles finales, como cortarles con tijera los hilos sobrantes. Con lana, en distintas tonalidades de verde, ha creado su serie de obras llamada Pastizales, la cual ha cobrado notoriedad al ser parte del desfile -de la temporada primavera/verano 2015- de Dries Van Noten en la semana de la moda de París.

Aunque también tiene las series llamadas Refugios y Tapices, más otras obras realizadas en distintos soportes, como bancos, sillas y un sillón. Todas creaciones con alfombras que ella misma hace. Según cuenta la propia artista, en su sitio web: “Tejer alfombras es un saber innato. Me hace sentir conectada con otro tiempo. Es un modo de construcción que parte de la implementación de sentidos adquiridos a lo largo de mi vida y la de mis antepasados”. Sigue leyendo

¿Semanas de la moda o performances artísticas?

19 Sep

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

La semana pasada (del 4 al 11 de septiembre), Nueva York fue la capital protagonista del mundo de la moda. Se trata de la que inaugura las fashion week más importantes, a la cual le siguen las de Londres, Milán y París. La New York Fashion Week, que mostró las tendencias de la temporada primavera-verano 2015, tuvo una gran afluencia de público y también una enorme repercusión en los medios especializados (blogs de moda, suplementos de diarios, revistas, etc.). De la enorme difusión, me llamó la atención un artículo publicado en el suplemento Moda de La Nación. La nota periodística afirma que la novedad de esta semana de la moda tenía que ver, no con las colecciones en sí, sino con quienes la cubren a diario. Más precisamente, habla de la nueva editora de moda de The New York Times, Vanessa Friedman (quien estuvo diez años en el Financial Times); y remarca que para esta editora lo más excitante de esta semana de la moda es que ahora importa más el concepto que la ropa. Para ello, esta crítica usó un término: transmorgificación (“transformación a una forma extraña”; así lo traduce la nota) de la Fashion Week en performance artística.

Me llamó la atención la afirmación de que ahora la colección por sí misma no interesa, pero sí la forma de presentarla. Acaso ¿los desfiles no se han convertido en un espectáculo hace un tiempo ya? Y por espectáculo se entiende una presentación teatral (como las realizadas por John Galliano, entre otros) o bien una performance, a pesar de aquellos que consideran que el arte está por fuera del circuito comercial.

El ensayo de Lars Svendsen, “Arte a la moda” (en Los cuerpos dóciles. Hacia un tratado sobre la moda), señala en su comienzo:

El aspecto más “artístico” de la moda está normalmente ligado a su puesta en escena. Paul Poiret fue el primer diseñado en transformar el desfile de moda en un acontecimiento social admirable, y Jean Patou lo llevó aún más lejos; pero ellos no alcanzaron a imaginar cómo se desarrollarían los desfiles de moda hacia finales del siglo XX. Durante los años ochenta y noventa, los desfiles de moda llegaron a ser más espectaculares y tuvieron lugar en arenas aún más iamginativas, como cuando John Galliano tomó un estadio de fútbol y lo transformó en un bosque de cuento de hadas…”.

Y más adelante afirma: “Los desfiles eran grandes y extravagantes con el fin de crear la máxima publicidad, con lo que quedó claro que la haute couture se había convertido en parte de la industria del entretenimiento”.

Sigue leyendo

La moda y el arte para mí…

8 Sep

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

 

 

Puedo asegurar que la moda me gusta, me atrae, desde mucho antes que el arte (me refiero a las artes visuales; la música, el cine y la literatura están desde siempre en mi vida). Desde hará, más o menos, diez años, los primeros días de cada mes, voy al quiosco de revista y me vengo con algún número que, al llegar a casa, abro con sumo placer. Es inexplicable lo que me produce abrir, por primera vez, una revista. Ver las campañas de alguna marca, así como las editoriales, me hacen soñar con los ojos abiertos. Es sentir que, sin importar lo que pase en la vida real (mientras no sea muy grave, claro), hay un mundo perfecto en el aire, donde todo es belleza. Y todo lo que implica la belleza de la vida, la cual roza una felicidad incorpórea.  A las revistas, sumé, desde hace un par de años, la visita diaria a los blogs de moda. Además, me gusta ver los programas referidos a esta disciplina: desde aquellos que muestran los desfiles, las campañas de publicidad de alguna marca –el backstage-, como los reality shows (los que elijen al mejor diseñador, a la mejor modelo, entre otros). También esos programas que resultan una ayuda para la mujer común, que aconsejan cómo mejorar el look de cada día, sin gastar mucho dinero y eligiendo aquello que mejor le queda a cada una, más allá de su cuerpo, su edad, su profesión. Estos últimos, apelan a la psicología de la moda: cuando le cambian el estilo a una mujer que había dejado de cuidar su femineidad hace tiempo, algunas se emocionan y no pueden creer lo bien que se ven cuando se enfrentan al espejo; es como si vieran a otra mujer. Es que la moda, usada a favor, hace maravillas. Me atrapa sobremanera la opinión de los especialistas respecto de la colección de los diseñadores. Editores, periodistas, estilistas, etc., a la salida de un desfile, establecen una crítica espléndida o despiadada; pero, con eximios argumentos. Puedo resumir que ese no qué que me atrae del mundo de la moda, una disciplina vapuleada por el discurso social, es la importancia invisible que tiene en la vida de las personas (ya que tiene que ver con su identidad, su personalidad, con su estilo de vida, etc.). En definitiva, la mirada intelectual de la moda me parece tan fascinante como la que se hace del arte.

Sigue leyendo

La búsqueda de la belleza ideal: ¿abandonada por el arte, asumida por la moda? III

17 Oct

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Viene de

La identidad de lo bello

La moda no solamente ha permitido mostrar una pertenencia de rango, de clase, de nación, ha sido además un vector de individualización narcisista, un instrumento de liberalización del culto estético del Yo en el seno mismo de una era aristocrática. Primer gran dispositivo de producción social y regular de la personalidad aparente, la moda ha estetizado e individualizado la vanidad humana, ha conseguido hacer de lo superficial un instrumento de salvación, una finalidad de existencia”, confirma Lipovetsky.

Sigue leyendo